Las necesidades de espacio del colegio público Voramar han ido supliéndose con aulas prefabricadas, ganando cada vez más espacio al patio y dejando una zona de juegos muy limitada. Lo mismo ocurre con los servicios comunes, como aseo y comedor. | Ultima Hora

4

Las obras del ansiado colegio de Infantil y Primaria de Can Picafort se iniciarán este año, gracias a una enmienda a los presupuestos de la Comunitat Autònoma para 2020 consensuada entre PSOE, Més per Mallorca, PP, el PI y Unidas Podemos, de modo que el Govern hará una inversión de 900.000 euros, en lugar de los 109.500 euros presupuestados inicialmente.

Esta cantidad inicial solo permitía la redacción del proyecto básico, pero no del definitivo ni el inicio de las obras. Gracias a este acuerdo entre los cinco partidos y corroborado por la Conselleria de Educació, a lo largo de este año se podrán licitar las obras, de modo que la nueva escuela podría estar operativa el siguiente año, para el curso 2021-22.

Un acuerdo histórico

Esta enmienda a los presupuestos de la CAIB permitirá desbloquear una demanda histórica de los residentes de Can Picafort, que desde hace años padecen la falta de espacio en el actual CEIP Voramar, un colegio que desde 2006 cuenta con aulas prefabricadas por falta de espacio.

De hecho, el pasado mes de junio, los docentes de este centro denunciaron en una carta la «situación de hacinamiento, con ratios muy elevadas y masificación en el patio durante los recreos», debido a que buena parte del mismo está ocupado por cuatro barracones, reduciendo drásticamente el espacio para juegos. Además, el curso pasado se recogieron firmas para instar a los políticos «a dejar de pasarse la pelota unos a otros y construir ya el colegio», en referencia al enfrentamiento mantenido entre Educació y el teniente de alcalde, Joan Monjo (Convergència - PI), culpándose mútuamente del retraso de este proyecto, para el cual ya se había asignado un solar en el año 2013.

Ahora, tanto Monjo como el actual alcalde de Santa Margalida, Martí Torres (PP) celebran el compromiso adquirido por el Govern para iniciar el nuevo centro. En septiembre, el Conseller de Educació, Martí March, se reunió con el alcalde de Santa Margalida para abordar este proyecto, enquistado durante años. «Me ciño al compromiso adquirido por el Conseller en septiembre, y tiene toda la documentación que nos pidió», señala Martí Torres. Por su parte, el portavoz de SUMA (PSOE e Independents), Xisco Bergas, ha mostrado su satisfacción por el hecho de que partidos antagónicos hayan sido capaces de ponerse de acuerdo para este proyecto.

El CEIP Voramar, que se construyó para dos líneas de Infantil y Primaria, cuenta con casi 687 alumnos, cuando la previsión era de 450. El centro funciona con cuatro aulas prefabricadas y está previsto añadir otras dos más. Las características del nuevo colegio serán similares, con dos líneas de Infantil y dos de Primaria, y se repartirá el alumnado entre ambos centros educativos.