Can Gordiola, 300 años de ‘bufar i fer ampolles’

| | Algaida |

Valorar:
preload
El taller mantiene la tradición de trabajar el vidrio de manera artesanal.

El taller mantiene la tradición de trabajar el vidrio de manera artesanal.

12-12-2019

A principios del siglo XVIII se instaló en Palma un horno que a la postre se ha convertido en el referente del vidrio de Mallorca, el de los Gordiola. Esta saga familiar lleva instalada en la Isla, ya sea como maestros del vidrio o bien como mecenas, durante tres siglos convirtiendo la arena en preciosas piezas. Fue en el año 1719 cuando se tiene la primera noticia de los Gordiola en Mallorca. Este jueves, 12 diciembre, a las 19:00 horas, celebran los 300 años de historia. Será con una visita a los hornos y al museo que desde los años 60 se ubica en Algaida.

Los Gordiola son una familia que, procedente de Cataluña, abrió el horno en Mallorca. A mediados del siglo XVIII, Gordiola aún trabajando en Barcelona, envió a Mallorca a un hijo suyo, que había estudiado en Venecia para trabajar aquí. Fue discípulo de la familia Barrovier de Murano. Dicen que este Gordiola allí conoció los secretos de los Barrovier que no desvelaban a nadie.

ALGAIDA - REPORTAJE SOBRE VIDRIOS GORDIOLA .

En estos primeros años, los Gordiola tenían el horno en el Pes de la Palla. A finales de siglo, probablemente las cosas fueran mucho mejor para los Gordiola ya que en 1790 Bernat Gordiola Cànaves (1720-1791) realizó unas xilografías de lámparas para alumbrar las mejores casas y palacios de Europa. Le siguieron su hijo Antoni Gordiola Fortuny (1775-1840); Gabriel Gordiola Carreras (1816-1862) pero su prematura muerte obligó a su esposa Aina Balaguer Mariano (1820-1876) a mantener los hornos durante la minoría de edad de su hijo Gabriel Gordiola Balaguer (1855-1911) y a su muerte, su viuda, Antònia Manera Cirerol (1860-1928) tuvo que mantener una instalación superior a sus fuerzas, por el volumen industrial alcanzado. Después Bernat Gordiola Manera (1889-1960) y Gabriel Gordiola Manera (1894-1974) consiguieron mantenerla y encabezar la vidriería mallorquina.
Tras del primer obrador surgió la fábrica de Dalt Murada, fue en 1929, allí estuvo con finalidades didácticas y expositivas a lo largo de 40 años. A finales de los años sesenta instalaron el obrador en uno de los conocidos castillos turísticos de Algaida, ubicados junto a la carretera de Palma.

Can Gordiola cumple 300 años en Mallorca

Hay quien ha señalado que «todo cuanto en vidriería artística se conoce en Mallorca se debe a los Gordiola». En la actualidad, la producción se vende mayoritariamente fuera de la Isla y la producción se centra en piezas decorativas o de calidad artesanal.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.