Presentó escritos judiciales que él había simulado ante la administración. | Pere Bota

19

Un juzgado de lo Penal de Palma ha condenado a un año y nueve meses de prisión a un exfuncionario interino del Ajuntament d’Andratx por presentar varios documentos falsos con el fin de justificar ausencias al trabajo o para agilizar un trámite laboral. El acusado aceptó la condena tras un acuerdo entre su defensa, la Fiscalía y la acusación particular, que ejercía el Ajuntament. La pena queda atenuada por un trastorno psicológico que sufre y de hecho, queda suspendida, con la condición que siga un tratamiento médico.

Según el acuerdo que alcanzaron las partes, el acusado pidió un permiso de dos días en abril de 2017 para acudir a un juzgado de Primera Instancia de Palma para un juicio. Sin embargo, para justificarlo presentó un documento falso que había hecho él mismo copiando las diligencias que expiden las oficinas judiciales como comprobante. Entregó un segundo documento, casi idéntico en el que incluía a tres familiares y ampliaba de uno a dos días el tiempo que había durado el juicio.

Unos días después, el acusado se iba a incorporar a un juzgado para trabajar como funcionario. En ese contexto depositó en bandejas de salida de dos órganos judiciales varios documentos que él mismo había falsificado y que había adornado con sellos de un juzgado y de una letrada de la administración de justicia. Logró que esta documentación falsa le llegara a la Gerencia Territorial del Ministerio de Justicia en Baleares y al Ajuntament de Palma y, de esa manera, tomó posesión como funcionario titular en un juzgado de Palma. El funcionario pretendía dar una apariencia de legalidad a esos documentos y así, engañar a la administración.

Trastorno

La Fiscalía y la acusación particular admiten que el funcionario padece un trastorno que provoca que se bloquee en situaciones de tensión y no sea capaz de reaccionar, algo que le ocurrió en estos casos. Ese trastorno lleva a que evite el ingreso en prisión con una pena de cumplimiento obligado por un delito continuado de falsedad en documento oficial.
El juicio se celebró en un juzgado de lo Penal de Palma que declaró firme la sentencia en el mismo momento de la vista.