Las religiosas que habitaban el Palau dejaron el edificio hace más de tres años. | Antoni Pol

9

El Bisbat de Mallorca, propietario del monasterio de la Inmaculada Concepción, rechaza la propuesta del Ajuntament de Sineu para la cesión del histórico edificio, que lleva tres años cerrado, y darle usos culturales.

El alcalde de Sineu, Tomeu Mulet (PP), en una reciente visita al recinto con los responsables de patrimonio del Obispado, les planteó la posibilidad de que el Ajuntament le dé un uso a este edificio, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), y que forma parte del conjunto histórico del municipio.

«Lleva mucho tiempo cerrado y su deterioro es visible; hemos pedido que tomen medidas contra las ratas y hemos instalado jaulas para la plaga de palomas que anidan allí, pero solo hemos acordado que se podrá visitar por Sant Marc», señala el alcalde.

El Palau, como se conoce en Sineu a este edificio, fue residencia real en la Edad Media y monasterio de clausura durante 433 años, desde que Felipe II lo cedió a las monjas concepcionistas hasta octubre de 2016, tras el fallecimiento de Sor Paquita y el resto de religiosas abandonaron el monasterio.

Fuentes del Obispado han explicado a Ultima Hora que los planes de la Diócesis para el Palau son los mismos que cuando se cerró hace tres años: encontrar una nueva orden o congregación que pueda continuar la vida monástica. «Se están realizando gestiones en este sentido, a la espera de que fructifiquen», concluyen.