2

El Ayuntamiento de Santanyí ha expresado este lunes su «indignación» después de que «no se destine a Cala d'Or ni un solo euro de los ocho millones de euros del Ministerio de Industria, Turismo y Trabajo para paliar los efectos de la quiebra de Thomas Cook».

«No recibirá ni un solo euro, a pesar de que Cala d'Or es una de las zonas más afectadas Santanyí. Es principal núcleo turístico del municipio y el operador británico ha dejado un agujero en facturas pendientes de aproximadamente 4 millones de euros», han criticado.
En este sentido, han dicho que «en ningún momento se ha tenido en cuenta» el municipio y «ni se ha consultado si había algún proyecto pendiente de ejecutar». La alcaldesa del municipio, Maria Pons, ha considerado un «gran agravio» para los ciudadanos y hoteleros del municipio, la elección de los proyectos.

«La planta hotelera de Santanyí supera las 22.000 plazas, y a Cala d'Or Thomas Cook ha dejado sin pagar muchas facturas a nuestros hoteleros. Por eso, consideramos una vergüenza que el Govern no haya pensado ni por un segundo en nuestro municipio», ha dicho.

Asimismo, ha recordado que, «con todo el respeto por el resto de zonas afectadas», Santanyí está «entre los que más han sufrido la quiebra de Thomas Cook». «Ni a ni a nosotros ni a la Asociación Hotelera de Cala d'Or se nos ha consultado nada ni se nos ha pedido opinión», ha añadido.