La iglesia de Cala Sant Vicenç cerró en 2011 por riesgo de derrumbe. | Elena Ballestero

12

Arreglar los daños estructurales de la iglesia de Cala Sant Vicenç para reconvertirla en un centro cultural multifuncional le costará al Ajuntament de Pollença entre 200.000 y 300.000 euros. Así lo explicó este lunes el alcalde de Pollença, Tomeu Cifre Ochogavía, que niega que el templo sufra aluminosis. «Tiene daños estructurales, pero no aluminosis, básicamente hay que hacer el tejado nuevo y adecuar el entorno. Electricidad, embellecimiento... el proyecto costará entre 200.000 y 3000.000 euros», dice.

El Ajuntament asumirá íntegramente el coste de la remodelación una vez que la familia Vidal formalice la donación. Con la donación gratuita la propiedad evita que el Ajuntament emita una orden de ejecución para forzarles a reformar el templo que la familia cedió públicamente a la iglesia en los años setenta pero que nunca se escrituró a nombre del Bisbat.

«Pensamos que no tendría sentido hacer ahora una orden de ejecución porque la familia nunca ha utilizado el templo, se ha desentendido desde que cerró por riesgo de derrumbe», dice el alcalde.

Escriturar la iglesia de Cala Sant Vicenç a nombre del Ajuntament responde a una larga reivindicación de la Asociación de Vecinos de Cala Sant Vicenç que preside en funciones Xisco Mas. «Creemos que es una buena oportunidad porque la Cala necesita un espacio de estas características, un espacio del que se beneficiará, no solo la Cala sino todo el pueblo».

El alcalde no puede poner fecha a la donación porque está pendiente de que la familia Vidal-Sastre complete los trámites de la herencia tras el fallecimiento de Francisca Sastre, viuda del promotor de la urbanización.
La iglesia de Cala Sant Vicenç cerró definitivamente sus puertas en el año 2011 por riesgo de derrumbe y el Obispado desacralizó el templo la legislatura pasada tras renunciar a registrarla a su nombre.