Monjas de Campanet: «Queremos mucho a la gente y siempre cuesta marcharse»

| Campanet |

Valorar:
preload
Las hermanas sor Gemma Orvay, sor Ignacia Planas y sor Natividad Isern, en el convento de Palma.

Las hermanas sor Gemma Orvay, sor Ignacia Planas y sor Natividad Isern, en el convento de Palma.

23-09-2019 | Jaume Morey

Se marcharon en silencio el pasado mes de marzo, pero el pueblo les rinde ahora un homenaje público por sus 145 años de servicio al municipio. Son sor Gemma Orvay, sor Maria Ignacia Planas y sor Natividad Isern, las últimas monjas agustinas de Campanet. La cita es este domingo 29 de septiembre a las 17.00 horas en la iglesia parroquial.

Como ha ocurrido en los últimos años con otras congregaciones de monjas, y también este mismo mes con los frailes de Lluc, el progresivo envejecimiento de sus miembros obliga al cierre de conventos en la Part Forana. Esta vez le ha tocado a Campanet.

«Aunque hace años la congregación fue muy numerosa, ya hace un tiempo que solo quedamos tres y nos marchamos porque nos hemos vuelto viejecitas y no nos podemos hacer cargo de dar el servicio como antes». Sor Gemma Orvay explica con estas palabras la marcha de las monjas de Campanet tras 145 años de servicio. Ella vive ahora en Andratx, donde la congregación tiene un colegio. «Es un colegio muy grande y ahora estoy ayudando en lo que puedo, poco a poco me he adaptado», dice la religiosa. Tiene 89 años y era la que menos tiempo llevaba en Campanet (cerca de 20 años). Por su parte, sor Maria Ignacia Planas y sor Natividad Isern viven desde el pasado mes de marzo en el convento de las agustinas en la calle Concepció, de Palma. Tienen 84 y 94 años, respectivamente. Llevaban más de medio siglo viviendo en el convento de Campanet y prestando distintos servicios.

«Antes, en Campanet estaba el colegio, la guardería, cuidábamos a la gente del pueblo, la parroquia e íbamos a visitar a los enfermos», recuerda sor Gemma Orvay.

La religiosa, que se reunió este martes en Palma con sus excompañeras del convento, con motivo de un funeral, dice que se sienten «contentas» al saber que el pueblo les rendirá un homenaje este domingo, que les hace «ilusión». Reconoce que la marcha del pueblo, que se hizo efectiva en Semana Santa, no ha sido fácil. «Queríamos mucho a la gente y la gente nos quería mucho, una cosa así siempre cuesta», dice.

Las monjas agustinas se instalaron por primera vez en Campanet el 20 de abril de 1874. En un principio vivían en una casa que habían acondicionado para ellas mientras se construía el actual convento al que se trasladaron oficialmente en enero de 1877. El convento fue durante años epicentro de la vida cultural y social del pueblo. Allí se creo, por ejemplo, en el siglo pasado una tuna musical.

Durante el homenaje a las hermanas previsto para el próximo domingo en el marco de las fiestas de Sant Miquel se hará también un agradecimiento al mossèn Joan Parets. Al acabar la celebración en la iglesia se celebrará el tradicional Homenatge a la vellesa en la Plaça Major durante el cual se entrega un obsequio al hombre y la mujer de más edad el pueblo y también a los matrimonios que celebran sus bodas plata.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Lucas
Hace 4 meses

@Mortevius Prime: El velo forma parte de su unifomidad, como el casco del bombero. Sin embargo a las musulmanas las obligan, bajo pena de castigos... No patine

Valoración:5menosmas

Mortevius Prime
Hace 4 meses

Porque llevan velo? luego os metéis con las musulmanas

Valoración:-16menosmas

Jose
Hace 4 meses

En cambio yo no puedo decir lo mismo. Yo también llevé a mí hija a este tipo de colegios, y la monjas sólo aparecían 1 vez al año, era para hacer la recaudación del dinero de la venta de libros.ya está bien de vivir gratis.

Valoración:-14menosmas

Maria Antonia Muntaner
Hace 4 meses

Grandes personas y muy humanas tuve la gran suerte de llevar mi hija a la guarderia y era como dejarla en familia. Muchas gracias por su labor

Valoración:15menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1