El alcalde de Inca, Virgilio Moreno, se compromete a no volver a autorizar el Birracruzis a partir del próximo año. El de este sábado ya no aparece en el programa de las Festes de Sant Abdon i Sant Senén. | Maria Nadal

25

La Asociación Nacional de Agentes Tutores (ANAT) registró este martes un escrito en el Ajuntament d’Inca en el que solicita que se modifique o se cancele la celebración del Birracruzis, prevista para el próximo sábado 20 de julio al entender que va en contra del trabajo que los policías tutores realizan para prevenir el consumo de alcohol entre los menores.

«La celebración de este tipo de eventos es del todo incompatible con el trabajo hecho con los menores en materia de prevención de consumo de alcohol y da a entender a los jóvenes que beber cerveza en este caso, es condición indispensable para divertirse», dice el presidente de la ANAT, Rafel Covas.

El Birracruzis, que nació hace una década como una salida de un grupo de amigos de veraneo en Alcúdia, creció con el paso de los años y se ha convertido en un evento que en la actualidad mueve a centenares de jóvenes. Su página web ya no permite inscribirse, ya que se han agotado las entradas.

Consiste en una ruta por diferentes establecimientos de la ciudad y el objetivo es ir de bar en bar bebiendo cerveza. Cada inscrito recibe un pack (gorro, silbato, camiseta, etc) un ticket de comida (que prepara la organización) y el derecho a formar parte de la fiesta que arranca el sábado 20 de julio a las 10 horas y termina a las 17 horas con una paella multitudinaria en la plaza del Bestiar. «Estamos hablando de siete horas de deambulación por las calles de la ciudad y de consumo de cerveza», advierte la asociación de policías tutores.

El Birracruzis lleva años envuelto de polémica por las quejas continuas de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (FAPA) y también de la Plataforma de Ocio de Calidad de las Illes Balears que solicitan al Ajuntament que no autorice el evento privado ni ceda espacios municipales para su celebración.

Desde el Ajuntament d’Inca, el alcalde Virgilio Moreno (PSOE), reiteró este martes, como ya ha hecho en ocasiones anteriores que se trata de un «evento privado» que se hace en la vía pública, aunque reconoció que al menos una parte (la que requiere cesión de espacios como la comida final) no podría celebrarse sin su autorización. En este sentido Moreno se compromete a que el Birracruzis 2019 será el último que autorice en la ciudad.

La Asociación Nacional de Agentes Tutores solicita al Ajuntament de Inca que cancele el Birracruzis o bien que modifique el espacio donde se va a celebrar «sustituyéndolo por un recinto cerrado con acceso restringido a personas menores de edad y no visible para la población menor de 18 años». En este sentido Virgilio Moreno dice que dará traslado del escrito a la organización por si esta estuviera dispuesta a gestionar un cambio de ubicación para el sábado.