El municipio de Alaró es uno de los afectados. | Redacción Part Forana

6

La Sindicatura de Comptes de les Illes Balears ha solicitado a ocho ayuntamientos de Mallorca que entreguen la rendición de cuentas del año 2017 y les recuerda que el incumplimiento de este aviso conlleva la imposición de multas.

Este es el tercer requerimiento que el órgano fiscalizador de las instituciones públicas realiza a los ayuntamientos de Alaró, Estellencs, Fornalutx, Mancor, Petra, Puigpunyent, Sant Joan y Sineu después de que el 15 de octubre del año pasado expirara el plazo legal para entregar la documentación.

Desde los Consistorios afectados achacan el problema a la falta de funcionarios del Consell de Mallorca. Resulta que la mayoría de municipios que se encuentran en esta situación dependen del grupo de apoyo del Consell y la trabajadora pública encargada de este trámite ha estado de baja laboral. En el caso de Sineu, el cierre de las cuentas del año económico 2017 ya está aprobado por un pleno reciente y, según informa el regidor d’Hisenda, Pep Lluís Tugores, «ya se ha remitido a la Sindicatura de Comptes». En Petra, el alcalde Martí Sansaloni asegura que la documentación está en trámite. «Ahora se encuentra a exposición pública y se llevará a pleno para poder remitirla al órgano», según Sansaloni.

Otro municipio afectado es Alaró. En este caso, la Comissió de Comptes municipal aprobó el cierre del año 2017 el pasado 23 de abril y ahora el documento también está a exposición pública. Transcurrido el periodo de 30 días se llevará a pleno.

Este no es el primer año que algunos ayuntamientos pequeños de Mallorca tienen problemas para entregar el documento en el plazo previsto y que expiró hace seis meses. Los consistorios que no responden al requerimiento infringen la ley de transparencia que considera una infracción muy grave el incumplimiento de la obligación de rendir las cuentas y dispone la sanción correspondiente. La cuantía de las multas oscila entre los 60 y los 900 euros.

Aunque a día de hoy aún hay municipios que no han rendido las cuentas del año 2017, la Sindicatura de Comptes ya ha remitido otro escrito a todos los Consistorios para advertirles de que deben empezar con la rendición de cuentas del año 2018, que debe estar sometida al informe de la Comissió Especial de Comptes antes de 1 de junio.

Después de estar en exposición pública el tiempo estipulado, el informe se debe someter al pleno de la corporación para que lo apruebe antes del 1 de octubre para remitirlo a la Sindicatura de Comptes antes del 15 de octubre. En caso de que no se cumplan los plazos, el órgano fiscalizador vuelve a advertir que «se iniciará la redacción de un informe en el que constarán todas las entidades locales que no hayan cumplido con los plazos con las repercusiones que este hecho pueda tener».