Capdepera recupera el 'Alei alei'. | Aj. Capdepera

6

La víspera de Navidad, cuando empezaba a oscurecer, los abuelos encendían hogueras en medio de las calles y los niños podían jugar con fuego. Corrían con unas faies (antorchas) encendidas cantando la canción del ‘Alei alei’. Era la única noche que los menores tenían permitido jugar con fuego y lo vivían con mucha intensidad.

Esta fiesta navideña de tradición pre cristiana del Alei alei, hacía más de 30 años que no se celebraba en Capdepera y ayer se recuperó con una gran expectación organizada por la Obreria de l’Esperança, l’Associació Cultural Cap Vermell y l’Associació Empresarial de Capdepera.

En la plaça de l’Orient hubo el Mercadet de Nadal y también se confeccionaron las faies a modo de taller. Los menores de entre 6 y 10 años, acompañados de los adultos pudieron confeccionar las antorchas que luego se quemaron por la tarde.

Al acabar la novena de la Esperança en la plaça Vella se encendieron las faies, se cantó la canción del Alei alei y se hizo el desfile hacia la plaça de l’Orient.

Infancia

Los mayores de 60 años recordaban su infancia cuando con toda la ilusión entonaban: «Alei alei, penjant amb un cabell. Anit, anit, un gall farcit. Demà, dema, el mos hem de menjar. I passat demà, el mos hem d’acabar». La idea es que con el tiempo se pueda convertir en una tradición más.