Las policías locales no tienen competencias propias en seguridad ciudadana, por ello, ayuntamientos como el de Calvià piden a Delegación del Gobierno que incremente los efectivos de la Guardia Civil en el término municipal y acabar así con actividades delictivas como la prostitución. | Michel's

20

El Poder Judicial parece transitar la misma senda que el Ejecutivo en su contundencia contra las actividades delictivas que se producen en Magaluf, siendo la prostitución y asalto de las meretrices a turistas una de las acciones criminales más habituales y que más preocupan a vecinos, comerciantes y hoteleros. Así, una mujer en situación ilegal en España que asaltó en septiembre de 2016 a un turista y le causó heridas ha sido sentenciada por el Juzgado de lo Penal número 1 de Palma a tres años y seis meses de prisión y, tras cumplir condena, será expulsada de España. La juez titular ha ordenado también una orden de alejamiento y, de momento, tiene prohibido acercarse a tres kilómetros de la zona turística. Además, deberá pagar una multa de 300 por un delito leve de lesiones e indemnizar a la víctima con 400 euros por las lesiones ocasionadas.

Noticias relacionadas

Según fuentes del Ajuntament de Calvià, la agresora, que contaba con antecedentes penales, asaltó a un turista en la avenida Magaluf durante la madrugada del 4 de septiembre de 2016. Junto a otras mujeres que no pudieron ser identificadas abordó al hombre, le empujó hasta un callejón y forcejeó con él hasta que este cayó al suelo. Posteriormente, logró sustraer al turista, entre otras pertenencias, una tarjeta de crédito y 50 euros en efectivo. En su caída, la víctima sufrió heridas leves en el hombro y mano derechos. Lesiones por las que tuvo que ser atendido por los servicios sanitarios y recibir curas ambulatorias durante ocho días. Efectivos de la Guardia Civil consiguieron detener a la agresora e imputarle un delito de robo con violencia.

Por su parte el Consistorio calvianer, ante la posible incomparecencia de la víctima el día fijado para el juicio se personó como acusación particular.