Felip Salvador, administrador parroquial. | ARCHIVO

10

Es la comidilla del pueblo. El administrador parroquial de Búger, Felip Salvador, abordó el Jueves Santo al alcalde Rafel Capó al inicio de la procesión por una multa de tráfico. El sacerdote había aparcado su coche en El Sagrat antes del inicio de la misa y al salir se encontró con una multa en el parabrisas.

«¿Pero que es lo que os creéis? ¿Es que no puedo aparcar en mi casa?», le reprochó el cura al alcalde según testigos presenciales. Capó, que en aquel momento tocaba el saxofón en la procesión, consiguió calmar al cura diciéndole que aquel no era un «momento adecuado» para esa conversación.

El alboroto público fue tal que el Domingo de Pascua Felip Salvador pidió disculpas públicamente en la iglesia por su comportamiento. Este viernes confirmó a este diario que ha pedido disculpas y también ha pagado la multa.«No ha pasado nada, he pedido disculpas, he pagado la multa y todo está arreglado», dijo visiblemente molesto.

El alcalde, Rafel Capó, tampoco quiso entrar en discusiones. Se limitó a decir que ha aceptado las disculpas del cura y que se pone a su disposición «para lo que haga falta».

Felip Salvador se ha hecho cargo recientemente de la parroquia de Búger tras el traslado temporal del hasta ahora rector Joan Pons a Barcelona. Se prevé que Joan Pons esté de regreso a finales de junio.

En su disculpa pública del domingo, Felip Salvador dijo que había tenido «un mal momento» y una conducta «poco ejemplar, fruto de los nervios».