En la imagen, los líderes del pacto que gobierna el Ajuntament de Alaró: Aina Munar por el PSOE y Guillem Balboa por Més. | Pere Bota

16

Junts per Alaró, el único partido de la oposición, ha presentado un doble recurso administrativo ante el Consistorio en el que acusa al gobierno municipal formado por el PSOE y Més de haber fraccionado contratos en beneficio de un ingeniero cercano a la izquierda. Junts, el nombre de la candidatura con que el PP concurrió a las elecciones, señala que se habrían vulnerado las leyes de contratación pública y de transparencia y solicita la nulidad de los dos contratos supuestamente fraccionados, que suman 23.660 euros.

Dichos contratos se refieren a la redacción de los proyectos de obras para renovar las infraestructuras soterradas de las calles Jaume Colom y Pontarró. En lugar de ordenar redactar un proyecto que englobara las dos calles conjuntamente, el Consistorio optó por mandar redactarlos por separado, uno para cada vía. Junts, que defiende que debería haberse redactado un único proyecto para las dos calles, destaca la «fuerte coincidencia» entre los dos: que «se solicitaron al mismo tiempo y se prevé su ejecución simultánea», que se trata de «dos actuaciones para sustituir las tuberías de suministro de agua y de saneamiento», que los dos proyectos «se interconectan, es decir, un proyecto no tendría sentido sin el otro» y, por último, que los dos «han sido encomendados a la misma persona». «Se puede concluir que no se trata de dos actuaciones independientes sino de una actuación global en materia de recursos hídricos en una zona concreta».

El contrato para la redacción de las obras de la calle Pontarró se adjudicó por 13.290 euros (sin IVA) y el de la calle Jaume Colom por 10.375. Ambos se adjudicaron directamente a Miquel Àngel Busquets, un ingeniero que en el último año y medio ha ingresado más de 100.000 euros del Ajuntament d’Alaró por la redacción de nueve proyectos de obra. La derecha alaronera dice que se han vulnerado varias normas.

El alcalde Guillem Balboa negó que se hayan fraccionado contratos. «Junts, que parece estar obsesionado con una persona, trata de desgastar al gobierno lanzando sospechas infundadas. Tenemos el aval de los técnicos». Balboa instó a Junts a denunciarlo «ante quien consideren».