La zona de exclusión de Cala Castell limita el tránsito en los últimos 55 metros del camino antes de llegar al mar. | Elena Ballestero

8

La Conselleria de Medi Ambient del Govern advertirá a Europa de los «intereses particulares» de la familia March (propietaria de Ternelles) en blindar las zonas de exclusión de Cala Castell y el Castell del Rei, así como de los «vínculos» que existen entre la propiedad y la Fundació Vida Silvestre Mediterrànea (FVSM).

El conseller de Medi Ambient, Vicenç Vidal, debe responder ante el Parlamento Europeo sobre la gestión pública que realiza el Govern en la Serra de Tramuntana a raíz de una petición que la fundación formuló en 2016 en Bruselas advirtiendo de una rebaja de protección en las zonas de exclusión en las que cría el buitre negro, como consecuencia de la modificación de la Ley de Impacto Ambiental aprobada en el Parlament balear en agosto.

Noticias relacionadas

El informe elaborado por Medi Ambient, en respuesta al requerimiento de la presidenta de la comisión de Peticiones, Cecilia Wikström, advierte de que la petición de la FVSM «afecta a intereses particulares que no pueden ser ignorados para interpretar su contenido en su justa medida». Se refiere a la «limitación de derechos públicos de paso por el camino de acceso a Cala Castell» y recuerda que «conviene hacer notar que al FVSM cuenta entre sus patronos con el administrador de esta propiedad, la cual pertenece a una familia de considerable poder económico que mantiene un litigio de décadas con las administraciones públicas de Mallorca en relación al uso de este camino, cuya servidumbre de paso ha sido reconocida por el Tribunal Supremo».

El informe da cuenta de que «en este momento el paso por el camino está sujeto a autorización municipal (la cual no incluye la zona de exclusión) con un límite de 20 personas diarias». «La propiedad desea imponer la compañía de un guía o vigilante en cada grupo», añade. El escrito del Govern aporta una serie de datos para tratar de justificar que el cambio normativo no supone una «amenaza» para la conservación del buitre negro.