«Así de bucólica es la imagen de los contenedores del camino de Son Penya», comentó la foto una usuaria de Facebook. | Redacción Part Forana

13

Las denuncias y quejas vecinales sobre el desorden y la acumulación excesiva de basura que impera en los puntos de recogida de residuos en los caminos de fora vila de Inca van en aumento. «Así de bucólica es la imagen que puede contemplarse de los contenedores del camino de Son Penya. Estamos cansados de denunciarlo. Es una auténtica vergüenza lo que la gente llega a echar. ¿Hasta cuando tendremos que aguantarlo?», preguntaba este fin de semana una vecina de Inca y usuaria de Facebook a dos ediles del gobierno.

Que los puntos de recogida de basura situados en rústico se asemejan a vertederos descontrolados no es una novedad. El equipo de gobierno anterior (PP) ya luchó contra este problema con campañas de concienciación, sancionando (puntualmente) y con otras medidas, pero los resultados deseados no llegaron.

Hasta la fecha, el nuevo gobierno (PSOE, Més, Indi y PI) tampoco ha logrado erradicar el problema. De hecho, la sensación entre los inquers es que ha empeorado.

Estos puntos son grupos de varios contenedores situados en caminos rurales que deberían dar servicio a los residentes en estas zonas. Sin embargo, son utilizados por vecinos del núcleo urbano que dejan allí toda su basura sin separar, por vecinos de otros municipios limítrofes donde las autoridades han eliminado los contenedores, etcétera. Aprovechando la soledad, los infractores dejan cualquier tipo de residuo, sea o no legal: hace tres meses se halló una bolsa con dos gamos muertos dentro junto a uno de esos puntos.