Joan Francesc Canyelles, alcalde de Marratxi. | Antoni Martín

60

El alcalde de Marratxí, Joan Francesc Canyelles (MÉS), asegura que en los últimos meses el Ajuntament ha intervenido en un par de desalojos de okupas y que se ha conseguido paralizar otros gracias a la intervención de los vecinos y de la Policía Local del municipio.

Canyelles recuerda que el Consistorio aprobó una declaración institucional en la que todas las fuerzas políticas presentes en el Ajuntament se comprometían en pedir que el Gobierno central modificara la legislación para poder actuar con mayor celeridad y contundencia frente a los casos de okupación. Esta declaración surgió a raiz de una moción presentada por el PP por la vía de urgencia, que fue modificada para alcanzar el acuerdo de todas las formaciones.

Sin embargo, Canyelles quiso diferenciar aquellos casos en los que familias con escasos recursos y sin otra opción recurren a esta alternativa, de aquellos otros en los que un clan –él prefiere no utilizar el término ‘mafia’– okupa los inmuebles para después alquilarlos o venderlos de forma ilegal.

De todos modos, reconoce que el Ajuntament cuenta con un escaso margen de maniobra en estos casos, pero que aun así se ha podido proceder al desalojo de algunos de ellos.