Distintos vendedores ambulantes se reparten la playa de es Trenc. | @INMA_GOOD

85

La ausencia de chiringuitos en es Trenc ha servido de efecto llamada para la venta ambulante. Las distintas playas de Campos –sa Ràpita, ses Covetes, es Trenc y els Estanys– han visto estos días a distintas personas equipadas con carretillas nuevas que circulan por la costa cargadas de bebidas refrescantes para los bañistas.

Durante estos años pasados, la venta ambulante era completamente nula, ya que la existencia de los seis bares en las playas servía para evitar este tipo de negocio. La realización de masajes o la venta de otros productos sí que ha venido siendo más habitual.

Según indican varios testigos, los vendedores actuaron el pasado fin de semana con toda tranquilidad. Otros indican que su presencia se ha convertido en diaria a lo largo de este mes de julio. Han sido los usuarios de las playas los que han denunciado en primer lugar este tipo de venta a través de las redes sociales.

Por su parte, fuentes municipales señalan que existe presencia policial en los accesos a las playas, pero que se trata de una cuestión muy difícil de controlar debido a la gran extensión de las playas de su municipio.

La Associació Hotelera de la Colònia de Sant Jordi reclamó con insistencia la instalación de los nuevos chiringuitos desmontables, ya que los miles de turistas que van a diario a las playas deben tener opciones de adquirir sus bebidas así como de tener a su disposición servicios para sus necesidades.