Los jóvenes residentes de Pollença se ven obligados a alquilar o comprar en otros municipios ante la falta de oferta de viviendas a precios asequibles en Pollença

16

El alcalde de Pollença, Miquel Àngel March (Junts), ha encargado a una pareja de geógrafos que realice un diagnóstico del estado de la vivienda en el municipio, desbordado por las consecuencias del boom del alquiler vacacional, antes reservado a las villas. Responde así al compromiso adquirido en 2015 con Alternativa (en la oposición) de tratar de poner freno a la fuga de jóvenes residentes de Pollença.

March confirmó esta semana que ha encargado el estudio de vivienda a unos especialistas para aclarar cuál es la realidad de la problemática, más allá de las distintas percepciones. «Queremos saber cuántas casas hay, cuántas están vacías, cuántas están ocupadas permanentemente, cuántas se alquilan como viviendas turísticas y a partir de ahí adoptar las medidas necesarias para dar una solución a la problemática», dice el alcalde de Pollença.

Nerviosismo

Alternativa (en la oposición) reclamaba desde hace tiempo una actuación municipal para solucionar las dificultades que tienen los residentes y también los trabajadores de la planta hotelera para encontrar pisos o venta. A petición de la formación se incluyó en los Presupuestos de 2016 una partida económica de 1.500 euros para realizar el estudio pero no se llegó a ejecutar.