El verano de 2014 un todoterreno de una empresa adjudicataria se accidentó contra la terraza de un bar de unos de los denunciantes. | Joan Socies

11

La última adjudicación por la gestión de las playas de Felanitx y el conflicto entre uno de los antiguos concesionarios y uno de los nuevos finalizó en los juzgados entre acusaciones y denuncias. Un litigio que, ahora, está en manos de la Fiscalía Anticorrupción y la Policia Judicial de la Guardia Civil que investigan si el concurso para la explotación de las playas fue amañado.

El mes de marzo de 2014 el Ajuntament publicó en el Boib el pliego de condiciones que debía regir la adjudicación de los 4 lotes de gestión y explotación de las playas del municipio de Felanitx. Una concesión para un periodo de 4 años más otros dos prorrogables. El primer lote correspondía a las playas de s’Arenal y Cala Marçal; el segundo a Cala Ferrera y Cala sa Nau; el tercero que a la postre quedó desierto era el de Cala Mitjana; y el cuarto lote correspondía al Caló de ses Dones (Cala Serena). Con estos cuatro lotes y desde el 2014 hasta este verano de 2017 el Ajuntament de Felanitx habrá ingresado un total de 1.024.004 euros.

Noticias relacionadas

El lote de Cala Mitjana quedó desierto al tratarse de una playa de difícil acceso ya que los terrenos colindantes pertenecen a una adinerada familia de Madrid. Los lotes más importantes eran los de s’Arenal y Cala Marçal, y Cala Ferrera y Cala sa Nau que se adjudicaron a la empresa Marportsunbeach Mallorca. El último lote fue para Holiday Center, propietarios del Club Robinson.

La controversia por estas adjudicaciones se inició primero con acusaciones y siguió con denuncias entre Josep Mesquida (uno de los antiguos adjudicatarios) y la empresa que se llevó los lotes más importantes. Mesquida denunció en Ultima Hora la apertura del chiringuito de Cala sa Nau antes de contar con todos los permisos necesarios. Poco después, la casualidad hizo que uno de los vehículos todoterreno de Marportsunbeach colisionara con la terraza del bar que tiene Mesquida en Portocolom. Una colisión que Mesquida tildó de «atentado» porque «fue claramente intencionada», según el empresario. La disputa finalizó en el Juzgado de Manacor y donde el exalcalde Biel Tauler fue citado a declarar y donde aún se mantiene secretas las diligencias. El Ajuntament ya ha señalado que el año que viene se renovarán las adjudicaciones.