El alcalde Rafel Fernández. | Assumpta Bassa

9

El Ajuntament de Capdepera tendrá que retirar inversiones previstas para este año por valor de 400.000 euros al haber incumplido durante dos años (2015 y 2106) el gasto permitido en base a la Ley Montoro. De esta manera, las dotaciones de servicios pendientes en Cala Gat, Costa de Canyamel y son Moll de Baix no se podrán hacer por cooperación tal y como estaba previsto y se tendrán que hacer por junta de compensación.

El pleno ordinario aprobó, con los votos a favor del equipo de gobierno (PSOE) y la abstención de los grupos de la oposición (PP, Guanyem y MÉS), el plan financiero exigido por ley cuando se supera la regla de gasto.

El alcalde Rafel Fernández explicó a Ultima Hora que «con este plan lo que se hace es reajustar lo gastado de más en los años anteriores». Han sido unos errores detectados en la liquidación del ejercicio de 2015 los que han llevado al incumplimiento de la regla de gasto. «Hubo un cambio de interventor y el nuevo técnico al hacer la liquidación del 2015 detectó cosas que no cuadraban. No se había pasado la información tal y como se exigía, y por ello se llega al incumplimiento. Lo mismo pasó en 2016. Seremos muy rigurosos para que no haya nuevos incumplimientos», dijo el alcalde.

Desde la oposición, la regidora de MÉS, Maria Orts, pidió que «se abra una investigación para determinar que es lo que ha pasado realmente y si procede depurar responsabilidades ya que muchas partidas se han tenido que retirar de los presupuestos». Fernández defendió que «la mayoría de las inversiones que se han tenido que retirar se han reconvertido en inversiones sostenibles. Una vez cerrado el ejercicio de 2016 y al saber el superávit se decidirá entre todos los regidores del Consistorio cuales serán las inversiones sostenibles que se llevarán a cabo».