El acto congregó a más de un centenar de personas en el cementerio municipal. | Guillem Mas

17

Un año más, el cementerio municipal acogió el tradicional acto de reconocimiento y dignificación de las víctimas republicanas de la Guerra Civil. Este año, el Comitè de Son Coletes reclamó al Govern la exhumación de la fosa de Manacor y también la de Palma; una vez se haya concluido con la de Porreres que ya ha supuesto la recuperación de 55 cuerpos enterrados.

Un centenar largo de vecinos de Manacor y de la comarca asistieron a un acontecimiento que este año reconoció «la obstinación de la Associació Memòria de Mallorca, la constancia del historiador Tomeu Garí, al rigor de la sociedad de ciencias Aranzadi, la humanidad de Francisco Etxeberria y la colaboración de las instituciones para encontrar los restos de 55 represaliados en la fosa de Porreres».

El manifiesto de Son Coletes, leído por la activista Margalida Gelabert, puso el dedo en la llaga de los que «sabían lo que hacían, mataban personas, mataban derechos, mataban libertades, mataban pueblo, mataban país».