La recuperación de la zona es muy débil, según los ecologistas. El suelo arenoso contiene poca materia orgánica, por lo que la germinación de especies será más lenta. Sa Canova se quemó, en dos incendios los días 16 y 17 de agosto, afectando a 24,6 hectáreas. | GOB

2

El Grup d’Ornitologia Balear (GOB) denuncia que la tala y extracción de árboles quemados en la zona de sa Canova, autorizada por el Govern, «perjudica el suelo dunar y dificulta la recuperación natural de la vegetación» y piden la «paralización inmediata de los trabajos forestales».

El pasado mes de agosto un incendio provocado en sa Canova afectó a 24,6 hectáreas de bosque con pinar. La propiedad de los terrenos solicitó a Medi Ambient, a principios de diciembre, la extracción de estos árboles, una solicitud que fue informada a favor al día siguiente por parte del servicio técnico de la Direcció General d’Espais Naturals.

El pasado día 30 de noviembre, la Conselleria de Medi Ambient aprobó un plan de restauración ambiental de la zona afectada por el incendio. Ahora el GOB pide «una revisión del plan que atienda convenientemente a las necesidades de conservación de este magnífico espacio natural».

Tanto el GOB como el Ajuntament d’Artà han solicitado al Govern la reincorporación de sa Canova al Parc Natural de Llevant. Desde el GOB apuntan que «sa Canova es una área de elevado valor ambiental que constituye uno de los sistemas dunares más bien conservados de Balears. Está protegido por las figuras de ANEI y LIC y, durante tres años, formó parte del Parc».