Ramón Vázquez Molezun diseñó la central térmica en 1955. | Elena Ballestero

21

La plataforma ciudadana Salvem el Moll ha anunciado que para impedir la demolición de la vieja central eléctrica de Alcanada. Esta palataforma de Alcúdia nació para oponerse a los planes de ampliación de Alcudiamar y a la reforma impulsada por la Autoritat Portuària en la primera línea del puerto.

Ahora la Plataforma insta al Consell a que «dado su interés supramunicipal, proteja las instalaciones de la central térmica como un Bien Catalogado o como un Bien de Interés Cultural. «Consideramos que se debería mantener la vigencia del proyecto de rehabilitación de la zona con la idea de un museo o bien la convocatoria de un concurso de ideas sobre la ordenación y destino de este espacio», dice la plataforma.

Por su parte Esquerra Unida también solicita al Ajuntament que no autorice la demolición de la central que califica como «una muestra de patrimonio industrial de Mallorca que se ha de mantener dándole un uso social».

Endesa solicitó el 9 de septiembre la licencia municipal para demoler y desmantelar las instalaciones que están protegidas en el Catálogo Municipal.

Noticias relacionadas