El quiosco de Gelats Valls en el Moll tiene una orden de desalojo. | Elena Ballestero

8

El alcalde de Pollença, Miquel Àngel March (Junts), se expone a una querella por presunta prevaricación por consentir que el quiosco de Gelats Valls en el Moll siga abierto sin que se haya hecho efectiva aún la orden de desahucio dictada hace más de dos meses. Así se desprende de un escrito registrado por un empresario del sector de la restauración el pasado 24 de junio que cifra en 724.479,13 euros de ventas de la empresa heladera en el año 2014 (el último publicado en el registro mercantil).

Denuncia que «como resultado de la inactividad del Ajuntament Gelats Valls sigue siendo beneficiaria de la utilización privativa y en exclusiva del dominio público municipal y mantiene el quiosco de helados abierto al público en condiciones muy ventajosas respecto a los demás comercios de la misma zona, con la permisividad del Ajuntament».Cabe recordar que el Ajuntament, tras los reiterados escritos reclamando el cierre del quiosco, acordó iniciar el procedimiento de desahucio administrativo otorgando un plazo de quince días de audiencia al interesado que, según el denunciante, «han transcurrido ya con creces». El denunciante reclama en las alegaciones presentadas, que el Ajuntament justifique porqué el quiosco sigue abierto y porqué no ha iniciado los trámites para la licitación. Advierte que estudia ejercer acciones penales.

Alcalde

Noticias relacionadas

El alcalde de Pollença, Miquel Àngel March, aseguró que no tiene intención de ejecutar el desalojo mientras no se haya convocado el concurso público para la explotación del quiosco pese a que este martes expira el plazo legal para resolver las alegaciones presentadas. «Pensamos que a finales de mes estarán las bases del concurso y queremos acompasar una cosa con la otra», añadió el alcalde.