0

El Consell de Mallorca ha solicitado una aclaración al Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares (TSJIB) en referencia a la sentencia que condena al Consell a pagar 2,9 millones de euros por haber eliminado el área de reconversión territorial (ART) que afectaba Sa Vinyola (Campos), el hotel Rocamar (Sóller) y el hotel Don Pedro (Pollença).

La empresa demandante ZARPIMI SA tenía la intención de construir una urbanización con un campo de golf en Sa Vinyola.

«No estamos de acuerdo con la sentencia y entendemos que no están justificados todos los importes a los que se condena la institución insular», ha destacado la consellera insular Mercedes Garrido.

«Creemos que se incluyeron gastos inadecuadas y que no tendrían nada que ver con la gestión del urbanizable», ha subrayado Garrido.

Noticias relacionadas

En concreto, sólo se deberían abonar los gastos que se han producido, pero no el lucro cesante que hubiera podido adquirir con la explotación del urbanizable.

Cabe remarcar que la sentencia condenaría el Consell a pagar 2,9 millones de euros de los 162 millones que pujaba la empresa ZARPIMI, SA.

Con la modificación número 2 del Plan Territorial de Mallorca, aprobada en enero de 2011, se eliminaron la gran mayoría de las ART con los votos favorables del Partido Popular, por lo que se ha mostrado «sorprendida por las afirmaciones del portavoz de los populares en el Consejo de Mallorca para que su grupo votó a favor de la supresión de las ART».

La modificación, según ha recordado el Consell, supuso más de 465 hectáreas menos de crecimiento de las que se preveían en las ART.