0

El vicepresidente y conseller de Cultura, Patrimoni i Esports, Francesc Miralles, se ha reunido con representantes del Consistorio de Artà, encabezados por el alcalde Bartomeu Gili, para reafirmar el compromiso del Consell con la rehabilitación del monasterio de Bellpuig y en la oferta hecha desde del Departamento de Cultura para que sea un proyecto compartido con el Ajuntament.

Así, en quince días, los equipos técnicos de ambas instituciones comenzarán a definir cuál debe ser el uso del monasterio y qué papel debe jugar en la promoción global de los recursos patrimoniales y culturales de que dispone Artà.

En la reunión, celebrada en el Centro Cultural la Misericordia, han asistido el vicepresidente Francesc Miralles, la directora insular de Patrimoni, Kika Coll, el alcalde de Artà, Bartomeu Gili, el primer teniente de alcalde de Ciudadanía y Urbanismo del municipio, Manolo Galán , la segunda teniente de alcalde de Medio Ambiente y Patrimonio, Aina Maria Comas y la directora insular de Turisme y concejala de Cultura de Artà, Maria Paula Ginard.

El encuentro ha servido para reafirmar el compromiso del Consell de garantizar la inversión en Bellpuig con fondos propios -el presupuesto de este 2016 tiene previsto 400.000 euros para inversiones- y también la intención de implicar al Ajuntament de Artà en la definición del plan de usos que debe tener el monasterio.

El Departamento de Cultura ha recopilado las diferentes propuestas de actuación que ha habido alrededor de Bellpuig, afirmó el vicepresidente Miralles, «y a partir de ahí vamos a darnos la oportunidad de revisar qué queremos hacer, porque seguramente el planteamiento del 2009 no tiene nada que ver con lo que podemos tener ahora».

Noticias relacionadas

«Con Bellpuig, además, tenemos la oportunidad de implicar al Ajuntament con la decisión final de qué uso se dará al monasterio para que éste forme parte de un discurso global del municipio que con contemple los diferentes recursos y equipamientos culturales, patrimoniales y paisajísticos que hay», ha destacado.

Toda esta documentación recopilada será compartida por los técnicos de Cultura i de Patrimoni del Consell con los técnicos del Ajuntament en una reunión prevista dentro de quince días.

Y ellos, según ha subrayado Miralles, «son los que irán concretando y aterrizando en propuestas que técnicamente encajen con el objetivo de poner en valor el patrimonio de Artà como un elemento también de promoción y diversificación turística.

Para el alcalde de Artà, Bartomeu Gili, «Bellpuig no debe ser un elemento extraño dentro Artà, que es lo que ha sido hasta ahora: una propiedad del Consell, degradada y sin uso. Por tanto, que Bellpuig integre dentro la protección y difusión del patrimonio del municipio es muy importante».

Esta cooperación institucional en la rehabilitación del monasterio de Bellpuig está previsto que se concrete a través de un convenio de colaboración, donde se definirá el proyecto, las actuaciones previstas y su cuantificación económica, así como se llevará a cabo su gestión.