La reliquia y la imagen de la beata a su paso por las calles del municipio. | Lluc Garcia

1

Un año más la reliquia de Santa Catalina Tomàs recorrió este lunes en procesión las calles de Valldemossa.

Se trata de uno de los actos más concurridos de las Festes d’Estiu que en la víspera del día de la Patrona toma una especial relevancia.

Las calles por las que discurrió la procesión estaban totalmente engalanadas con plantas y flores de todo tipo y la vestimenta tradicional mallorquina portada por la mayoría de los asistentes contribuyó a su vistosidad.

La celebración se inició en la iglesia de Sant Bartomeu ante la que se concentraron muchos vecinos, mientras en la iglesia se celebraba el solemne oficio presidido por el sacerdote valldemossí Llorenç Lladó Calafat y por el párroco de Sant Bartomeu, Toni Pujol.

El momento más emotivo llegó al finalizar la misa cuando salió de la parroquia la imagen de Santa Catalina Tomàs, acompañada de autoridades y personajes: la Beateta, Bruna Calafat, y su corte de angelets y l’Hereva, Sara Juan y sus Damas de Honor.

La comitiva municipal estaba presidida por el alcalde, Nadal Torres, y los concejales. Después de la imagen de la Santa, iba la venerada reliquia portada por Mossèn Llorenç Lladó.

La Banda de Música de Montuïri fue la encargada de acompañar la procesión en su recorrido por el pueblo.