El turismo familiar es el mayoritario en Alcúdia pero los empresarios temen un cambio de modelo. | Gabriel Alomar

2

Comerciantes y restauradores de la zona del Dolar muestran su preocupación ante un posible cambio de modelo turístico en Alcúdia. Temen que el incremento de los controles en Punta Ballena unido a la proliferación del modelo todo incluido provoque un traslado del ‘turismo de excesos’ al Port d’Alcúdia, uno de los destinos tradicionalmente preferidos por el turismo familiar.

«Cada tarde desde las 16.00 horas hasta las 20.00 horas e incluso después a partir de las 20.30 horas hasta las 2.00 horas comienzan las molestias, música a tope, bebida... las familias alojadas en otros hoteles se quejan de la situación», explica un residente de la zona.

«Este es un tipo de turismo que, no solo no conviene a Alcúdia, que tiene un modelo de turismo familiar consolidado, sino que no conviene a ninguna zona de Mallorca. Es necesario hacer una reflexión colectiva para que no se comercialicen bajo el modelo ‘Todo Incluido’ hoteles que llevan décadas sin reformar», afirma uno de los afectados.

La falta de mantenimiento de las infraestructuras públicas en la zona de los lagos es un problema añadido. Después de años de reivindicaciones Costas financiará la reforma de los puentes de la zona de los lagos que dan una deplorable imagen y crean inseguridad.