Eugenio Hidalgo junto a los otros acusados. | Jaume Morey

7

El exalcalde de Andratx Eugenio Hidalgo ha aceptado este marte ser condenado a pagar una multa de 2.400 euros por inducir la falsificación de un certificado para construir un chalé en suelo protegido en 2004, hechos por los que el celador municipal Jaume Gibert ha admitido una pena de 1 año y 8 meses de prisión.

La sección segunda de la Audiencia de Palma ha juzgado la pieza separada número 69 del caso Andratx, referida a la construcción de un chalé en suelo rústico protegido, no urbanizable y de especial protección por ser Área Rural de Interés Paisajístico (ARIP).

La Fiscalía Anticorrupción ha alcanzado un acuerdo con las defensas de los tres acusados (el exalcalde, el celador y el dueño de la vivienda) por el que han admitido el delito de falsedad y se han conformado con las penas solicitadas.

El fiscal considera que, por la amistad existente entre el dueño de la parcela, su padre (ya fallecido) y el exalcalde, los tres acordaron diversas actuaciones para construir una vivienda de nueva planta donde la ley no lo permitía, y el celador realizó un certificado donde hizo constar falsamente que en el solar había una vivienda agrícola de más de 10 años de antigüedad.

El dueño de la vivienda solicitó una licencia de obras que le fue concedida, pero el certificado inveraz no se incorporó al expediente, por lo que la Fiscalía ha estimado que la falsificación no guarda relación con la infracción urbanística y ha acusado a los tres implicados solo de falsedad documental, no de delito contra la ordenación del territorio.

Gibert confesó estos hechos antes de que fueran investigados, por lo que el fiscal ha solicitado que se le apliquen las atenuantes de confesión y colaboración con la justicia, además de dilaciones indebidas. El celador ha aceptado la petición de una condena de 1 año y 8 meses de prisión, multa de 540 euros, inhabilitación especial y pagará un tercio de las costas.

El propietario del terreno y la vivienda será condenado como inductor del delito de falsedad, con la atenuante de dilaciones indebidas, a 9 meses de prisión y multa de 2 meses a 4 euros diarios, que será sustituida por una pena de 20 meses de multa, por lo que abonará 2.400 euros.

El exalcalde Hidalgo ha admitido el mismo delito e idéntica condena a pagar una multa de 2.400 euros.

El Ayuntamiento de Andratx, que ejercía la acusación particular, se ha retirado del procedimiento al no estar perjudicado por el delito que se ha juzgado.

El tribunal ha declarado el juicio visto para sentencia y concluso.

Con el juicio de esta pieza separada, el caso Andratx está próximo a su finalización, ya que únicamente está pendiente de juzgarse en septiembre una causa por varias construcciones en el Área Rural de Interés Paisajístico (ARIP) de Monport, así como otros tres asuntos cuya instrucción está a punto de finalizar.

El caso Andratx estalló el 26 de noviembre de 2006 con la llamada operación Voramar, en la que se llevaron a cabo varios registros y fueron detenidos Hidalgo, Gibert y el entonces director general de Ordenación Territorial Jaume Massot, asesor del Ayuntamiento.

Hidalgo, que está en libertad condicional, ha sido condenado en varias de las casi 80 piezas en las que ha llegado a estar dividido el caso Andratx, por delitos de prevaricación, contra la ordenación del territorio, cohecho, negociaciones prohibidas, desobediencia y falsedad. También Gibert cumple todavía condena por varias piezas, así como Massot, aunque con beneficios penitenciarios.