Luisa Giménez en el solar que dice que Monjo le ha quitado. Detrás, el chalet en el que reside. | Antoni Pol

12

Una vecina residente en Can Picafort, Luisa Giménez, ha denunciado ante la Guardia Civil a Joan Monjo, concejal y delegado municipal de Can Picafort, por un supuesto delito de coacciones. Monjo es el candidato a la Alcaldía por Convergència per Santa Margalida.

Según el relato de la denunciante, Monjo se personó un día en su domicilio y le dijo que quería coger un pedazo de terreno del chalet en el que reside. Ella le dijo que no. Luego, al negárselo, Monjo «se alteró y en tono amenazante –siempre según su relato– le dijo ‘Te voy a quitar el terreno sí o sí’».

Más adelante, añade la denunciante, una excavadora demolió parte de la terraza del chalet y anexionó lo que Monjo reclamaba al solar colindante. Monjo le dijo que por aquel pedazo de terreno la darían una casa. Pasado un tiempo, y al ver que no le daban nada, Giménez contrató a un abogado, el cual pidió una reunión con el alcalde. Al día siguiente, según la denunciante, Monjo la visitó y le dijo que «si sigues para adelante lo vas a perder todo, no te fíes del abogado, esto es entre tu y yo, como sigas adelante no vas a tener ni esta casa ni ninguna». Así consta en la denuncia.

El chalet en el que reside la denunciante no es de su propiedad, pero sin embargo hace 23 años que habita allí.

Monjo ofreció un relato distinto sobre lo ocurrido. Aseguró que fue Giménez quien ofreció permutar una parte de su vivienda por el solar anexo, que pertenece al Ajuntament. «Fuimos a un abogado –dice Monjo–, pero Giménez no acreditó que el chalet era suyo, de forma que la permuta no se pudo realizar».

Según el delegado municipal, «cuando se deslindó, yo ni siquiera estaba, sino el capataz de la brigada de obras. Pero Giménez no hablaba, y en esto la hija dijo que habían encargado el asunto a los de Can Picafort Unit». «Esta mujer se ha dejado aconsejar mal por gente que quiere su voto», valoró Monjo.

El delegado recordó también que, a principios de legislatura, cuando él entró a gobernar, la denunciante pidió ayuda al Consistorio para que le arreglaran las goteras de la vivienda y otras cosas que estaban en mal estado.