Uno de los momentos de la batalla del Firó de Sóller en la playa del Port. Foto:JAUME QUIRÓS

20

El municipio de Sóller revive este lunes el simulacro del Firó, la histórica batalla de los sollerics contra las tropas corsarias de Eludj Alí, ocurrida el 11 de mayo de 1561, cuando 1.700 corsarios argelinos desembarcaron en la costa de Sóller para saquear el Valle. Las tropas solleriques capitaneadas por Joan Angelats -junto al sargento Toni Soler y los capitanes de las milicias de Alaró, Santa Maria y Bunyola- se alzaron con la victoria después de una jornada de duros y sangrientos enfrentamientos.

Un año más, los organizadores del festejo han trabajado para conseguir un espectáculo para disfrute de todos y procurando que se respete la tradición de la fiesta. Así, la Policía Local y la Guardia Civil han establecido controles a la entrada del municipio. El plan de seguridad de este año se ha realizado sin incidentes y se ha llevado a cabo sin problemas la separación de público y participantes.

Los festejos han comenzado con la milicia sollerica partiendo hacia el Port capitaneada por Joan Angelats. Sobre las 17.00 horas los payeses han rechazado el primer intento de desembarco en la playa conocida como Can Generós. Allí, ante miles de espectadores, la tropa payesa ha recibido a los corsarios con una hondas y arcabuces, mientras sobre la arena de la playa se han desarrollado combates cuerpo a cuerpo, hasta llegar al enfrentamiento entre Joan Angelats y el cabecilla corsario. Una vez rechazado este primer ataque, se ha repetido el intento de desembarco en la playa d'en Repic, consiguiendo en esta ocasión los moros poner pie a tierra y venciendo al destacamento payés y adentrarse en el Valle.

Replegados los payeses, sobre las 19.00 horas, se ha librado otra dura escaramuza en el Pont de la Mar o Pont d'en Barona, mientras tanto, otro grupo de invasores llegaba a la Plaça de la Constitució, donde han tomado posesión de la Casa Consistorial.

Sin embargo las tropas de Angelats reagrupadas en la calle de la Lluna, han entrado al asalto sobre las 21.00 horas, cogiendo a los moros por sorpresa y venciéndoles completamente.

El momento más emotivo ha llegado cuando el Capità Angelats ha proclamado la victoria desde el balcón del Ajuntament junto a sus lugartenientes y las Valentes Dones, y ha recitado los versos de la tradicional «Exaltació de la Victòria»: «I mentres el món sia món, se llegirà dins la història que els sollerics aquest dia aconseguiren honor i glòria».

Miles de participantes ha cantado al unísono y con gran emoción 'La Balanguera' y se ha agradecido a la Mare de Déu de la Victòria el desenlace de la batalla.

La celebración ha concluido con la devolución de la Virgen a la iglesia del Hospital.

La música y la alegría ha continuado hasta la madrugada.