Las parcelas adquiridas por el Ajuntament son las únicas que tienen acceso directo al Camí de Coanegra. | R.D.

11

El Ajuntament de Santa Maria ha adquirido los terrenos conocidos popularmente como Ca ses Monges en la Vall de Coanegra por 390.000 euros para destinarlos a uso público y medioambiental. En los mismos existen elementos como un forn de calç, una caseta de roter y una casa que cuenta con dos habitaciones y cocina.

La alcaldesa de la localidad, Rosa Vich, explicaba este lunes que, con el paso del tiempo, las fincas han ido pasando a manos privadas y se han cerrado, con lo que muchos espacios con los que contaban los niños para su esparcimiento o para tener un contacto con la naturaleza ya no están a su disposición.

Esto la llevó a plantearse la posibilidad de comprar los terrenos ubicados en la Vall de Coanegra en un proceso que ha resultado complejo y no exento de dificultades. La primera de ellas fue la misma definición de las lindes de la fincas que conforman los terrenos y el conocimiento de sus propietarios, puesto que además de las Hermanas de la Caridad, decididas a vender al Consistorio, otra parte pertenece al Obispado de Mallorca y otra a una familia particular.

El asunto, iniciados los trámites en 2013, se llevó con la máxima discreción y sólo los concejales tuvieron acceso a la documentación y sólo ellos conocían de qué fincas se trataba. Por eso, pese a que se había alcanzado un acuerdo en 2014, cuando casi a final de año se comunicó al Ajuntament la existencia de una contraoferta de un particular por una cantidad mayor, Rosa Vich se mostró indignada.

Fue necesaria una modificación de crédito en los presupuestos de 2015 y un nuevo acuerdo de pleno para poder adquirir los terrenos. Eso sí, por un precio 72.000 euros mayor que el ofrecido el año anterior.