La nueva variante unirá la rotonda de Binissalem con la antigua carretera de Alcúdia. | Maria Nadal

10

El arquitecto municipal del Ajuntament de Inca, Óscar Romero, ha emitido un informe favorable al proyecto de la variante norte que ha propuesto el Consell de Mallorca y que, en un principio, no gustó al gobierno local por considerarla desmesurada.

Aunque el técnico municipal propone «consideraciones» que se deben tener en cuenta por la institución insular, da el visto bueno para que el Consell pueda continuar con la tramitación necesaria para poder licitar las obras de la nueva infraestructura viaria que unirá la rotonda de Binissalem con la antigua carretera de Alcúdia.

Noticias relacionadas

Entre las consideraciones, el arquitecto municipal propone construir un paso inferior para peatones en el cruce con el camino viejo de Biniamar y otro en el camino de sa Pobla del Rei. Aunque desde el Consell se opta, en su proyecto, por no ejecutarlos debido al peligro de inundaciones o porque implicaría una mayor expropiación de terrenos, desde el Ajuntament prefieren los pasos soterrados, por «el alto nivel de peatones que transitan por estos caminos».

Después de hacerse público este informe, el regidor de MÉS per Inca Andreu Caballero indicó que «al final se quiere impulsar el modelo de la variante que nos impone el Consell de Mallorca y que no es el modelo que Inca necesita».

Por esta razón, Caballero insta a las instituciones competente a «paralizar la tramitación para poder llegar a un consenso con todas las partes, cosa que es factible y posible».