Ports acordonó hace ya varios días las palmeras del paseo de Cala Bona. | Assumpta Bassa

2

La Conselleria d’Agricultura, Medi Ambient i Territori del Govern está analizando el estado actual de toda una hilera de palmeras ubicadas en el paseo marítimo de Cala Bona para ver en que medida están afectadas por alguna enfermedad y si es necesario proceder a su tala. Los técnicos de la empresa pública Semilla se reunirán con Ports de les Illes, previsiblemente hoy, para dar a conocer los resultados de esta investigación y decidir el futuro de estos árboles.

La caída de una palmera afectada por el picudo rojo en Cala Bona que provocó heridas a una persona ha generado la alarma en el núcleo costero. La preocupación crece. Hace unas semanas Ports decidió acordonar algunas palmeras, con peor apariencia, para garantizar la seguridad y ver en que medida podrían estar afectadas.

El alcalde Antoni Servera explicó que «hoy (por ayer) nos hemos reunido con Ports y nos han comunicado que se está a la espera de los resultados. Estamos dispuestos a colaborar pero son siete las palmeras afectadas Desconocemos que tipo de enfermedad tendrían y esperaremos a los resultados». Tanto hoteleros como vecinos y comerciantes han mostrado su preocupación ante esta situación ya que es plena temporada turística.