Biel Payeras, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de la Bahía de Alcúdia.

30

Faltan apenas unos días para finalizar la campaña de la langosta y cunde el pesimismo entre los pescadores. La caída de la demanda y el incremento del volumen de capturas ha repercutido directamente en una caída notable de los precios desde que se abriera la temporada el pasado mes de abril.

El patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Alcúdia, Biel Payeras, explica que «aunque el número de capturas ha sido mucho mayor que en 2013, en cuanto a precios esta ha sido una temporada desastrosa». «Ahora se le están pagando 45 euros por kilo al pescador pero la langosta se ha pagado a 30 o 35 euros el kilo casi toda la campaña».

La campaña de la langosta comienza el 1 de abril y finaliza el 31 de agosto. «Los precios a los que se vende actualmente son los mismos de hace una década, y están entre cinco y seis euros menos por kilo si lo comparamos con 2013» dice el presidente de los pescadores de Alcúdia, Can Picafort y Colonia de Sant Pere.

Los pescadores de la bahía de Alcúdia lamentan la situación, especialmente si esta se compara con la que viven sus compañeros de Menorca. «En Menorca los pescadores y los restauradores negocian y llegan a un precio fijo y están cobrando entre 55 y 60 euros el kilo pero eso es impensable aquí. Allí no hay lonja, hay venta directa. Nosotros tenemos que pasar por la lonja y los pescadores quieren sacar lo suyo por lo que el precio de venta final se dispara y con la crisis actual cae la demanda», dice Biel Payeras. El problema se incrementa si sumamos a este hecho un aumento del número de ejemplares capturados.

El incremento del número de capturas puede deberse a diferentes causas. «Hay bastante más langostas que en los últimos dos o tres años, a mi parecer según como viene el tiempo el año es más o menos propicio, si la langosta no se mueve no la pillas y este año hemos tenido varios temporales pequeños que favorecen ese movimiento», explica el presidente de los cofrades de Alcúdia.

Biel Payeras resume la campaña con la siguiente frase «hay que capturar mucha langosta para acabar ganando el mismo o menos jornal del que ganábamos el año pasado».