La planta baja de la nueva biblioteca de Biniamar, con su zona infantil. | Antoni Pol

3

Biniamar vuelve a disponer desde ayer de servicio de biblioteca. Hace dos años que el Ajuntament de Selva, municipio al que pertenece este llogaret , la cerró temporalmente para reformarla y modernizarla. Ayer, coincidiendo con el comienzo de las fiestas de Santa Tecla, el Consistorio la reabrió.

Además de la primera planta del edificio, la biblioteca ocupa también la de abajo, ahora. Sin embargo, en total, debe tener una superficie de 70 metros cuadrados, un tamaño adecuado a las necesidades de este llogaret de poco más de 400 de habitantes. La intervención ha permitido también reformar las escaleras y cambiar la ubicación del lavabo. Asimismo, se ha habilitado un espacio de lectura infantil, renovando las estanterías e instalado dos ordenadores con acceso a internet. En total, la intervención ha costado cerca de 30.000 euros, financiados todos por el Consistorio.

El horario de apertura aun no se ha fijado. Sin embargo, la alcaldesa pedánea, Maria Tortella, indicó que abrirá al menos dos días por semana, y si es posible también algunas mañanas.

El alcalde de Selva, Joan Rotger (PP), se mostró muy satisfecho por la reapertura. La nueva biblioteca «no solo será un almacén de libros, sino que debe convertirse en el motor cultural de Biniamar». «Hago un llamamiento al pueblo a usarla», dijo.