7

Los alcaldes de Mallorca reaccionaron ayer con cierto «alivio» al anuncio del Gobierno de modificar el decreto ley de medidas de contención del déficit que fue aprobado el pasado mes de mayo y que ahora será más flexible permitiendo a los ayuntamientos más saneados endeudarse en 2011.

La modificación permite recurrir a la contratación de nuevos créditos a los ayuntamientos cuya deuda no alcance el 75 por ciento de sus ingresos.

A falta de «leer la letra pequeña», los alcaldes muestran cierta satisfacción, aunque reivindican una solución a los problemas financieros que arrastran los municipios.

Noticias relacionadas

Presupuestos

«Las instituciones supramunicipales se tienen que preocupar de eliminar la deuda de los ayuntamientos», dijo ayer el alcalde de sa Pobla, Joan Comes (IxSP).

El alcalde de Inca, Rafel Torres (PP), se mostró a favor de cualquier medida que pueda ayudar a desahogar a los municipios. Aunque expresó su satisfacción, el alcalde califica el decreto como una «operación de imagen».

Los alcaldes de Campos y Manacor, Joan Juan (CpC) y Antoni Pastor (PP), respectivamente, mostraron su satisfacción ante esta decisión de Madrid a la vez que ven ella un importante alivio para las arcas municipales ya que de esta manera «se da un poco de margen para hacer unos presupuestos más completos». Para Joan Ferrà, alcalde de Puigpunyent y presidente de la Felip, la medida también es un alivio. Sólo la alcaldesa de Andratx, Isabel Alemany (UM), señaló, por contra, que la noticia «no tiene nada de bueno pues lo que los ayuntamientos necesitamos es aliviar las deudas de nuestros gastos corrientes, y justamente eso es lo que no nos permiten».