Tras el inicio del expediente sancionador se paralizaron las obras en terreno protegido. | M. Azagra

0

Catorce días después que el Govern anunciara la apertura de un expediente sancionador a la promotora y a la constructora del campo de golf de Son Bosc, los promotores reaccionan. Quieren que «se anule el proceso sancionador» y para conseguirlo presentaron ayer en el Registro de la Dirección General de Biodiversidad un incidente de nulidad de actuaciones contra la resolución.

Golf Platja de Muro SA considera que el expediente es «inconstitucional», ya que «vulnera los principios de la legalidad y de tipicidad» y acusa al director general de Biodiversidad, Vicenç Vidal, «de manipular la ley» y de «no tener competencia sobre la finca de Son Bosc».

Según los promotores, «en los trece folios de la resolución del director general de Biodiversidad se olvida deliberadamente el contenido de la ley de declaración de interés autonómico de la construcción del golf» y «se justifica en base a diferentes normativas, la mayoría de las cuales, han sido anuladas o ya no están en vigor».

Responsables

Los promotores, que aseguran que el retraso en las obras «les provoca una pérdida de 15.000 euros diarios», quieren que «se identifique la autoridad y el personal bajo la responsabilidad de los cuales se ha tramitado la resolución» y han anunciado que «se reservan el derecho de emprender las acciones de responsabilidad patrimonial y penal para depurar la posible responsabilidad de los implicados».