Las obras de construcción del campo de golf de Son Bosc permanecían paradas ayer. | Elena Ballestero

0

La promotora de las obras de construcción del golf de Son Bosc, en Muro, tiene vía libre para retomar los trabajos de construcción iniciados este año en la zona no protegida de la finca, tareas que se interrumpieron por imperativo legal el pasado 1 de abril coincidiendo con el inicio del periodo de cría del abejaruco que prohíbe la realización de obras en las zonas de cría de este ave entre esa fecha y el 31 de julio.

Ayer, las obras continuaban paradas y el Ajuntament de Muro no tiene constancia de si la promotora tiene o no intención de reiniciar los trabajos, que disponen de licencia municipal, después de que el Govern balear iniciara este mes de julio los trámites para ampliar hacia parte de la finca de Son Bosc la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) que existe actualmente en s'Albufera y que impide en la práctica la ejecución completa del proyecto que contempla la construcción de un golf de 18 hoyos, ya que la zona no protegida no basta para ubicarlos.

Prohibición

Los intentos de las autoridades autonómicas para impedir las obras en Son Bosc habían sido infructuosos hasta ahora. Sólo la prohibición de realizar trabajos en la zona durante la época de cría del abejaruco había conseguido paralizar temporalmente los movimientos de tierras.

El inicio, el pasado mes de febrero, de la tramitación de un Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) que permita incorporar Son Bosc a s'Albufera fue paralizado en abril en el Parlament con los votos de PP y UM, que acordaron tramitar una ley que considera el proyecto del campo de golf como «de interés autonómico».

La ampliación de la Zona de Especial Protección para las Aves que existía hasta ahora en s'Albufera y que suma 64,4 hectáreas a las 2.135,12 ya protegidas pretende ahora ofrecer un nuevo blindaje contra el desarrollo del golf que pueda salvar la declaración del interés general del de Son Bosc, apoyada en el Parlament de les Illes Balears por PP y UM, así como la derogación del citado PORN.

Los trámites para culminar la ampliación de la zona de protección especial para las aves aún pueden demorarse seis meses, pero la aprobación el 9 de julio en el Consell de Govern del inicio de las tramitaciones supone ya la protección provisional de esta parte de la finca, según el conseller de Medi Ambient, Gabriel Vicens.

Como se trata de una figura de protección europea, la finca de Son Bosc queda inmediatamente bajo la vigilancia de las instituciones de la UE.

Además de la finca de Son Bosc, en la que se prevé la construcción del golf, la nueva zona ZEPA incluye también las fincas de Ca n'Eixut, el Prat de Son Serra y la depuradora de Muro-Santa Margalida.