Previous Next
0

El Consell de Mallorca dispondrá de un millón de euros más para invertir en el arreglo de las carreteras de la Serra, que resultaron fuertemente dañadas por las intensas lluvias el invierno pasado.

El pasado mes de abril, el Ministerio de Política Territorial abrió una línea de subvenciones para paliar los destrozos causados por catástrofes naturales. El organismo insular solicitó ayuda, y el pasado mes de junio el Gobierno central confirmó la subvención de 1.010.000 euros.

En concreto, el Consell quería una aportación económica para hacer frente al arreglo de la carretera Andratx-Estellencs, un tramo de la cual se hundió y obligó a cerrar la vía durante unos cuatro meses.

La obra ya está concluida, por lo que la nueva subvención se destinará a la redacción de proyectos y la planificación de las actuaciones que es necesario realizar en diversos tramos de la carretera Ma-10, que recorre la Serra de Tramuntana de Andratx a Pollença. De hecho, el Consell ya dispone de 10 millones para emprender mejoras, y desde hace semanas mantiene reuniones con alcaldes de la zona.

Peligro

Las lluvias caídas en los últimos años han deteriorado considerablemente las sinuosas carreteras de la Serra. Los desprendimientos de las montañas constituyen un peligro para los conductores y, además, se han destruido muchas de las tradicionales pareds seques que bordean las carreteras. El deterioro de los firmes también se ha acelerado con las precipitaciones y las bajas temperaturas.

Los desprendimientos se producen en un enclave privilegiado como es la Serra, muy visitada por los turistas y candidata a Patrimonio de la Humanidad. De ahí, la necesidad de mejorar y dar mayor seguridad a sus carreteras. Precisamente estos días, se están llevando a cabo trabajos de reparación de taludes en las proximidades del municipio de Banyalbufar, donde hubo un importante desprendimiento hace meses. Se instalan mallas para evitar la caída de rocas a la carretera.