0

De los 335 perros recogidos por el BRADA (Brigada de Recollida d'Animals Domèstics Abandonats) en 2009, 249 fueron adoptados por unos nuevos propietarios, según datos del Ajuntament. Desde mediados de 2008, la Fundació Natura Parc se hace cargo de la gestión la perrera municipal de Inca.

Su responsable, Margalida Gomis, reconoció que los efectos de la recesión económica se han dejado notar. «Hay gente que nos deja sus animales porque cambia de domicilio o de trabajo debido a la crisis y no pueden hacerse responsables».

Gomis lamentó que los propietarios «no controlen» la natalidad de sus animales y pidió que «se haga». En este sentido, la veterinaria y responsable de la perrera municipal informó de que ayer por la mañana se encontraron catorce cachorros abandonados ante la puerta de las instalaciones.

Aparte de presentar los datos de 2009, el Àrea de Serveis del Ajuntament informó de la puesta en marcha de una nueva campaña municipal destinada a concienciar a los ciudadanos para que no abandonen sus mascotas y para fomentar la adopción.

«La campaña continuará más adelante pero nos centraremos en la necesidad de recoger los excrementos y en la obligatoriedad de que lleven un chip», explicó la concejal de Serveis y Medi Ambient, Rosa Tarragó. Tarragó valoró muy positivamente los datos de gestión de la perrera correspondientes a 2009.