Recreación de como será la estación del futuro tranvía en la zona de la Plaça d’Espanya. | CAIB

Los ingenieros técnicos de obras públicas de las islas se suman a los colectivos profesionales especializados que cuestionan el planteamiento del tranvía de Palma y, además de reiterar que faltan estudios fundamentales, aseguran que el proyecto básico incumple la normativa autonómica vigente.

Esto, entre otras cuestiones de calado, se recogen en las alegaciones que presentó el Colegio profesional el pasado mes de diciembre a través de la decana de la zona de las islas, Gloria Penalva. En ellas, los expertos aseguran que el proyecto presentado por el Govern y el Ajuntament de Palma no cumple lo prescrito por la Ley 4/2014 de transportes terrestres y movilidad sostenible de Balears.

Concretamente se refieren a los artículos 162, que establece que Cort debe «diseñar un plan especial urbanístico que establezca el trazado, su viabilidad, la forma de explotación y demás características», y al 193, donde se determina «la obligatoriedad de contar con un plan de movilidad urbana sostenible que tenga presente la nueva infraestructura que se pretende realizar».

Asimismo, remarcan, la iniciativa tampoco se ajusta a lo determinado por la comisión de Medi Ambient y apuntan que la exposición pública debería de haberse hecho con el proyecto constructivo y no con el básico. El documento, al igual que ya hicieron los arquitectos y los ingenieros de caminos, es bastante crítico con la falta de estudios que los expertos consideran fundamentales y denuncian que el proyecto «no ha tenido en cuenta las afecciones a la movilidad derivadas de la implantación del tranvía sobre la ciudad». Por esta razón consideran «imprescindible analizar y planificar por parte de técnicos especializados» su integración en el municipio y cómo afectará a la circulación, qué nuevas rutas van a canalizar la distribución del tráfico, qué aparcamientos alternativos serán necesarios y cómo se accederá al centro, entre otras cuestiones.

Los expertos en obras públicas remarcan que tampoco existe un estudio sobre cómo afectará el proyecto a las lineas de la EMT, ni cómo afectará a la ciudadanía la eliminación de plazas de parking pero, especialmente, critican que las calles del entorno «no están dimensionadas para absorber el aumento de tráfico previsto» y que todas estas cuestiones «ayudarán a aumentar el ya existente caos circulatorio».

Otro aspecto destacado del texto es que, según sus cálculos, el autobús hasta el aeropuerto tarda en hacer el trayecto 18 minutos mientras que el tranvía, según la memoria del proyecto, lo hará en 31 minutos, duración que ponen en duda «teniendo en cuenta que hay previstas 16 paradas». También señalan que la velocidad comercial prevista, 21 kilómetros por hora, «es insuficiente» ya que, por ejemplo, la velocidad de un patinete es de 25 kilómetros por hora.

El apunte

Los carriles previstos crearán un problema «serio» de capacidad

Los ingenieros técnicos aseguran que el proyecto contempla que los carriles previstos en Avingudes, de 2,70 metros de ancho, «crearán un serio problema de capacidad ya que las furgonetas y camiones invadirán la calzadas anexas». También hablan de «situaciones de riesgo» cuando los coches intenten acceder al centro y aseguran, al igual que otros colectivos, que no se ha tenido en cuenta el impacto visual de las catenarias.