La familia que okupaba el solar cobraba por permitir el vertido ilegal de restos de construcción. | Ultima Hora

El Ajuntament de Palma inició el pasado miércoles la limpieza del vertedero ilegal de Son Güells, donde se calcula que hay 15.000 toneladas de residuos de construcción. El regidor de Medi Ambiente i Benestar Animal, Ramon Perpinyà, reconoció que una de las preocupaciones es «la presencia de amianto». En concreto 60 toneladas. Si se confirma que este material está mezclado con el resto de vertidos se tendrán que aplicar las mismas medidas para su eliminación a la totalidad el vertedero.

La eliminación de fibrocemento es una de las tareas más costosas a la hora de realizar una obra. Los okupas de este solar habían organizado un negocio ilegal de vertidos por el que cobraban una cantidad más económica que las empresas oficiales. En este solar también se han hallado más de 20 vehículos, 10 embarcaciones y 25 electrodomésticos. Una vez retirados todos los vertidos «no sabemos qué habrá allá abajo, aunque creemos que no habrá filtraciones al subsuelo», advirtió Perpinyà

Vertedero

El solar tiene una superficie de 27.500 metros cuadrados y su limpieza se alargará durante dos meses. El Ajuntament podrá reclamar al propietario los costes de la actuación, estimados en algo más de un millón de euros, tal y como confirmó Perpinyà. Situado en las inmediaciones del Estadi Balear, llevaba años siendo utilizado como vertedero ilegal por una familia de okupas.