Llorenç Carrió y Francisca Niell con la llave. | Jaume Morey

36

El Ayuntamiento de Palma quiere comprar la llave del Regne de Mallorca que ha recuperado gracias a la cesión temporal y gratuita por parte de su propietario, un joyero estadounidense que vive en Dallas. «Nuestra intención es intentar comprar la llave para recuperar este patrimonio a los mallorquines», aseguró a este diario ayer el regidor d’Educació i Memòria Històrica, Llorenç Carrió. «Estamos a la espera de obtener los resultados sobre la pieza, pero la prioridad es que la ciudadanía conozca de primera mano esta llave», añadió el edil. Todo dependerá de si la quiere vender el dueño de la joya, que los agermanats entregaron al emperador Carlos V hace casi 500 años para mostrar su rendición y fidelidad cuando la revuelta de la Germania estaba perdida.

Noticias relacionadas

Después de que Ultima Hora    avanzara ayer, en exclusiva, que Cort ha acordado con el propietario su cesión hasta antes del próximo verano, la Associació d’Artistes Visuals de les Illes Balears (AAVIB) valoró positivamente el hallazgo y pidió al Consistorio que continúe investigando para encontrar la otra llave. «Es un acontecimiento importantísimo para la memoria histórica del territorio porque son las piezas más importantes de la historia colectiva de Mallorca», dijo el presidente de la entidad, Alex Ceball, que felicitó a Cort por lograr encontrarla.

jmr100822001 (55).jpg

jmr100822001 (87).jpg

Cort espera los resultados del estudio de la llave hecho el miércoles en la Clínica Rotger para saber más de la pieza.

«Pedimos a todos nuestros socios locales, nacionales e internacionales que colaboren con sus contactos dentro del mundo del arte, los museos y el coleccionismo privado para dar con la segunda llave. Estoy seguro de que la encontraremos. Ayudaremos en lo que sea posible», concluyó el presidente. El escritor y especialista en las Germanies, Bartomeu Mestre, afirmó a este diario que «tenerla 500 años después es increíble». Felicitó a Cort y, especialmente, a Llorenç Carrió, por dar con la llave porque es un símbolo del intento de conseguir la «piedad imperial que no otorgó porque la represión fue sádica». Mestre también aprovechó para decir que el Consell de Malllorca se tendría que haber pronunciado sobre el tema.