Imagen de uno de los kioskos de Palma. | Javier Jiménez

12

Palma no se quedará sin sus kioscos de prensa tras el principio de acuerdo que han alcanzado el Ajuntament y la empresa concesionaria, Nova Area, para que esta asuma el servicio de forma provisional hasta que el Ajuntament haya redactado el nuevo pliego de adjudicación e incorpore nuevos usos para hacer más atractiva y rentable su explotación.

Cabe recordar que Nova Area anunció hace unas semanas que dejaría de gestionar los seis kioscos de prensa que aún quedan en el centro de Palma, en plaza de Progreso, Ramblas, plaza de las Tortugas, Porta de Sant Antoni, Plaça d'Espanya y Plaça des Mercat, argumentando que el elevado canon hacía inviable su explotación económica. En aquel momento anunció que una vez acabara la concesión, el próximo 16 de agosto, los cerraría y dejaría de ofrecer el servicio.

Desde Cort, para evitar el impacto negativo que tendría en el municipio el cierre de los kioscos, se planteó la posibilidad de rebajar el importe del canon que tiene que abonar el adjudicatario y se proponía cambiar el modelo permitiendo que, además de la tradicional prensa diaria y revistas, pudieran comercializar bebidas y alimentos envasados, instalar buzones de recogida de paquetería, permitir la explotación publicitaria de su superficie y colocar cajeros automáticos para algunas operaciones bancarias, entre otras.

La nueva regidora de Participació Ciutadana, Claudia Costa, se ha reunido estos últimos días con representantes de la empresa para pedirles que mantengan el servicio de manera extraordinaria mientras se adjudica la nueva concesión que, según les comentó, incorporaría los nuevos usos. La idea, según confirmó la regidora, es plantear en el texto varias posibilidades de explotación, además de más flexibilidad de apertura, y que la empresa que gane decida que horario y que productos se adaptan mejor a cada uno de los seis kioscos según la zona donde estén situados.

Por parte de Nova Area, destacó Costa, han aceptado mantener el servicio mientras se tramita, y se adjudica, el nuevo contrato con el compromiso de que este se resolverá «lo antes posible». Actualmente se están redactado los pliegos y, cuando estén publicados, se abrirá el plazo de presentación de ofertas. Posteriormente se adjudicará y se establecerá un plazo para presentar recursos, y resolverlos en el caso de que los haya, antes de la concesión definitiva por lo que, aunque no quieren hablar de plazos, no estará resuelto antes de unos meses. La responsable municipal no supo, tampoco, precisar si la actual empresa se presentará al nuevo concurso aunque destacó que con los cambios que se introducirán se ha intentado hacerlo «mucho más viable y atractivo».