Un agente de la Policía Local en calle Fàbrica entre los viandantes. | Pere Bota

37

La Asociación de Restauración y Ocio de Santa Catalina ha denunciado este viernes una campaña de «acoso diario y continuo» por parte de una asociación de vecinos del barrio y ha reclamado al Ajuntament que intermedie y favorezca el diálogo con los afectados ya que, tal y como han señalado, «nosotros estamos a favor del descanso y de que se cumplan las ordenanzas». Así se han expresado Alfonso Robledo, presidente de Restauración Mallorca CAEB y Susana Bellafont, secretaria de la asociación de empresarios de Santa Catalina, sobre el conflicto que desde hace unos meses se vive en el barrio.

Los restauradores achacan esta problemática más «al incivismo» que a su propia actividad. «La mayoría de problemas y quejas se producen en la calle y una vez que hemos cerrado nuestros locales. Nosotros cumplimos las normas y quien no lo hacía ahora, tras las inspecciones, lo está haciendo. No podemos controlar a la gente por la calle cuando ya no estamos abiertos», ha señalado Bellafont. La secretaria de los restauradores ha reclamado más diálogo con el Ajuntament y los vecinos ya que ellos también se sienten perjudicados por el conflicto, «siempre hemos intentado tener buenas relaciones con ellos y, de hecho, nos hemos reunido con una de las asociaciones pero hay otra que se niega a hablar con nosotros y se dedica a acosar a nuestros trabajadores. Parece que no tienen voluntad de solucionar el tema».

De esta forma Bellafont se ha referido a la asociación Barri Civic de Santa Catalina, que en los últimos meses se ha mostrado muy critica con los establecimientos de ocio y muy activa en sus redes sociales denunciando las diferentes irregularidades que ha ido detectando. «Nosotros somos los primeros interesados en que se cumplan las normativas y pedimos a Cort que las haga cumplir. Muchos, además de trabajar, vivimos en el barrio y hemos denunciados a los locales que no actuaban como tocaba. Queremos alcanzar un acuerdo por la convivencia. No tienen que ir a por nosotros porque nos han perdido el respeto y de una forma muy desagradable», concluyó.

Imagen de la rueda de prensa celebrada este viernes. Imagen: T. Ayuga

Los restauradores, asimismo, han agradecido el refuerzo policial desplegado por el Ajuntament pero han reclamado que se centre en la franja horaria más problemática que, reiteraron, «es cuando cerramos nuestros locales». Como muestra de buena voluntad y de compromiso con la tranquilidad de los vecinos los empresarios aseguraron que han acordado dejar de atender a las despedidas de solteros que puedan afectar al descanso. «Defendemos el derecho sagrado de los vecinos al descanso de la misma forma que defendemos nuestro derecho, también sagrado, a trabajar» ha asegurado, por su parte, Robledo quien destacó que tienen intención de solicitar una mesa de trabajo con los responsables municipales y los vecinos para «que haya dialogo y llegar a acuerdos».