Un agente de la Policía Nacional.

29

El Ajuntament de Palma ha sufrido una estafa informática de más de 300.000 euros por el método de phishing o suplantación de personalidad y ha puesto el caso en manos de la Policía Nacional, según informó el consistorio en nota de prensa. Al parecer, los estafadores se hicieron pasar por personal de la empresa SAMYL, adjudicataria de la limpieza en varios edificios municipales, y mediante un correo informaron que habían cambiado su cuenta bancaria y adjuntaban los nuevos datos.

Desde Tesorería, según aseguran en el Ajuntament, se cumplió el protocolo y se les indicó que para el cambio de cuenta debían de enviar un certificado de titularidad bancaria firmado y sellado que demostrara que la nueva pertenecía al proveedor autorizado. Al parecer este certificado llegó con sello y «aparente» firma electrónica por lo que el departamento de Tesorería lo dio por válido.

El 8 de marzo, según las mismas fuentes, Cort pagó dos facturas de limpieza a la nueva cuenta, una de casi 40.000 euros y otra de más de 263.000 euros y no se percató de la estafa hasta que la empresa de limpieza reclamó unos pagos que, desde Tesorería, ya se habían abonado.

El regidor d'Hisenda, Adrián García, ha asegurado que el mismo día se acudió a la Policía Nacional a presentar la correspondiente denuncia y también se notificó a los dos bancos afectados y a la empresa de limpieza que, según dicen, también ha denunciado los hechos.

García destacó que se ha puesto el caso en conocimiento de la Junta de Portavoces y también, desde el Ajuntament se asegura que se ha investigado si había más casos similares y que «se ha comprobado que no». Asimismo se remarca que «no se trata de un problema informático sino de un documento falsificado dentro de un gran volumen de facturas que se gestiona diariamente».