Agentes del GAP tienen que patrullar con una furgoneta de alquiler por falta de vehículos. | A.S.

40

A la Policía Local de Palma le crecen los enanos. Hace unos días, tras la publicación de los contratos menores en el portal de transparencia del Ajuntament de Palma salió a la luz que el cuerpo policial que el GAP (Grupo de Actuación Preventiva), una de las unidades de élite, patrulla las calles de la capital balear con una furgoneta de alquiler por falta de vehículos. No es la primera vez que el área de Seguretat tiene que recurrir a los servicios de empresas de alquiler ante la falta de previsión y gestión del parque móvil por parte de los actuales dirigentes de Cort. En esta ocasión, tras recibir un informe por parte del comisario de la División de Seguridad Ciudadana, la Jefatura autorizó el contrato menor a la empresa Multiauto Palma por importe de 1.355 euros en concepto de alquiler de una furgoneta de cinco plazas para el GAP.

El GAP, (Grupo de Actuación Preventiva), nació a principios del mes de enero del 2007 con tres objetivos principales: Trabajar para disminuir el sentimiento de inseguridad aumentando la presencia policial en las calles. Trabajar en la prevención y represión de conductas antisociales que causan alarma e inseguridad en los ciudadanos, especialmente actos vandálicos causados por determinadas pandillas juveniles, prostitución en vía pública y finalmente controlar el pequeño tráfico y consumo de drogas. Una de las unidades estrella y referentes de la Policía Local de Palma está siendo duramente castigada con la merma de efectivos personales y la falta de material. La Policía Local de Palma tiene más de 40 vehículos averiados e inutilizados a la espera de ser reparados. Este número sigue creciendo día a día sin que la Jefatura aporte ninguna solución. Sindicatos y policías vienen reclamando desde hace meses una solución urgente a esta problemática que obliga a gran parte de la plantilla a patrullar a pie las calles de Palma.

Según fuentes policiales consultadas por este periódico, el problema es que muchos talleres no quieren reparar los vehículos si no cobran por adelantado o se les paga las facturas pendientes. Algunos de los coches patrulla llevan tiempo abandonados en los garajes de San Fernando e incluso las ratas ya se han comido el cableado. El problema nace de la falta de coches, antigüedad del parque móvil, averías importantes en los vehículos y la inoperatividad del taller mecánico que dispone la propia Policía Local en el cuartel de Sant Ferran. La compra de vehículos mediante el sistema de licitaciones y el periodo de entrega suele demorarse. Por ese motivo, otros ayuntamientos utilizan el sistema de renting y cada año de forma automática se va renovando la flota.