El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, oficiando una misa en una foto de archivo. | Ultima Hora

16

El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, ha defendido este jueves la enseñanza y proclamación de los valores cristianos en la actualidad porque «precisamente», en una sociedad laica, «todo aquello que es bueno y digno debe tener cabida». En su homilía de la misa de celebración de la festividad de Sant Sebastià, patrón de Palma, el prelado ha señalado que los valores evangélicos son «asumibles por cualquier persona». Tras recordar el martirio de Sant Sebastià, soldado del ejército romano en el siglo IV, el obispo ha recordado a los trece sacerdotes, seis laicos cristianos, dos religiosas y un religioso asesinados en el último año.

Los cristianos, ha dicho, tienen la obligación por mandato de Jesús de «seguir ofreciendo los valores evangélicos. En la actualidad «existen nuevas y encubiertas formas de persecución» que «quieren excluir del ámbito ciudadano, familiar y educativo toda expresión cristiana y hasta religiosa en nombre de una supuesta ideología laicista que pretende imponer un pensamiento único«, ha denunciado el obispo. Taltavull ha defendido el derecho a la libertad de conciencia y la libertad religiosa, como vivió el »joven« Sant Sebastià frente al poder imperial romano. «Sea de una forma u otra, el martirio es la constante de los seguidores de Jesús, el camino casi seguro para aquellos que no han tenido miedo de enfrentarse con los perseguidores, que no han callado y han proclamado públicamente el derecho a creer y a vivir los valores proclamados en el Evangelio", ha manifestado Taltavull. Entre esos valores ha citado el amor sin medida y el perdón incluso a los enemigos, la dignidad de la persona humana y la igualdad de todos, hombres y mujeres, frente a Dios.

También se ha referido a la fraternidad universal, el cuidado de los enfermos, de los más pobres y de todo aquello creado por Dios «con los valores de una ecología integral». Además, el obispo ha aprovechado la ocasión para recordar a los inmigrantes, refugiados y los 1.604 migrantes que llegaron a Baleares el pasado año. El obispo ha defendido el derecho a proclamar todos estos valores evangélicos, hacerlos vida y proponerlos a la sociedad. «¿Por qué se nos dice que nos callemos, que no los expliquemos en clase, que en una sociedad laica eso no interesa? Precisamente porque es laica, todo aquello que es bueno y digno debe tener cabida; no convirtamos aquello que es laico en laicista, excluyendo la aportación cristiana e ignorando el Evangelio», ha reclamado el prelado.