Vista general del acto celebrado en el patio de Bellver. | T. Ayuga

8

El Castell de Bellver ha acogido este viernes el acto de inauguración de la exposición 500 anys de Germanies: Omplirem el futur d'anhels de justícia, que permanecerá hasta finales de agosto del año que viene, y que supone uno de los actos centrales del programa elaborado para celebrar los 500 años de la revuelta popular conocida como Germania de Mallorca.

El concejal de Educació en Cort, Llorenç Carrió, abrió el acto reconociendo que «pocos espacios de la ciudad como esta fortaleza han protagonizado tantos episodios de nuestro pasado colectivo». El 29 de julio de 1521, dijo, «hace 500 años y un día, entre estos muros se escribió la crónica más atrevida y desafiante de nuestro pueblo, el momento álgido de la Germania, aquella revuelta que en 25 meses pretendió suprimir impuestos, rebajar deuda pública y liberar a los esclavos de la Isla». Ese día se produjo el asalto a Bellver por parte de un grupo de 'agermanats', un hecho que marcó un antes y un después en la revuelta popular.

Con la exposición, que ya está abierta al público, añadió el edil, «pretendemos divulgar el conocimiento de la Germania a todos los escolares de Palma y de Mallorca, pero también a todos los ciudadanos y visitantes del castillo», para lo que la muestra se presenta en catalán, castellano e inglés. También, resaltó, la exposición sirve para «rendir homenaje a aquellos hombres y mujeres y como ellos gritar, medio milenio después en el Castell de Bellver: Visca la Germania!».

Carrió destacó el trabajo de los comisarios de la exposición, Joan Avellaneda y Jaume Falconer, que han sido asesorados por el historiador Miquel Garí.

A continuación, el alcalde de Palma, José Hila , tomó la palabra para afirmar que esta revuelta popular fallida fue «un aliento de justicia que conectó Mallorca con un movimiento transversal en otros pueblos de la Península y de Europa y que desembocaría después en las grandes revoluciones democrácticas».

«Este es un ejemplo de derrota fructífera», admitió el alcalde, «el levantamiento de la Germania de Mallorca, de gente que padecía hambre y necesidad, fue duramente reprimido, es cierto. Pagaron muy caro su lucha, pero eso no disminuye la herencia de este movimiento», recordó el primer edil socialista.

Destacó que «dejó una huella que después ha germinado con el mismo espíritu: igualdad, lucha contra la pobreza, contra el privilegio de unos pocos, para avanzar hacia una sociedad más justa e igualitaria». Unos valores, advirtió Hila, «que nunca tenemos que dar por hechos, siempre los hemos de defender, sin permitir que nadie los ponga en riesgo».

El acto contó con un homenaje a la familia Tous -fundadora y propietaria de Última Hora- por su papel durante la dictadura franquista, ya que durante décadas custodió la placa instalada en 1870 en la Plaça del Rosari en memoria de la Germania de Mallorca. La familia Tous la retiró después del golpe de Estado, por temor a que fuera destruida, y la conservó hasta la recuperación de la democracia.

«No hace falta decir que fue un gesto de valentía, responsabilidad y dignidad en unos momentos nada fáciles», admitió Hila.

Ochenta años después, ya en democracia, siendo alcalde de Palma Ramón Aguiló se inició una primera recuperación de los 'agermanats'. «De hecho -apuntó el alcalde- fue a instancias de Josep Carles Tous Prades, entonces regidor en Cort por la Unión Liberal, que el Ajuntament retornó la placa a su lugar original».

En agradecimiento a la aportación de la familia Tous en este hecho histórico, Margalida Tous recibió de manos del alcalde una litografía de la leona del Passeig des Born del pintor Menéndez Rojas.

El acto celebrado en el patio del castillo culminó con la interpretación de 'La Balanguera', con todos los asistentes puestos en pie, a cargo de la cantante mallorquina Marta Elka, acompañada a la guitarra por Toni Pastor. A continuación se realizó un recorrido por la exposición.

También estuvieron presentes en el acto el conseller de Fons Europeus del Govern, Miquel Company, así como una numerosa representación de la Comissió Germanies 500 y del mundo académico y educativo, entre otros.